Cuando creamos una empresa, generalmente buscamos sobresalir de la competencia, volvernos únicos y que el cliente se identifique con nosotros, esto sólo puede lograrse cuando un experto nos ayuda a crear nuestra identidad de marca.

Todo lo que muestra nuestro negocio o empresa debe mostrar nuestros valores y filosofía, también necesitamos mantener continuidad, es decir, que toda nuestra imagen y publicidad se vea igual, que sea congruente, de lo contrario, en lugar de acercarnos a nuestros clientes potenciales, sólo generaremos desconfianza, nos verán como una empresa inestable.

Naming

Lo primero que necesitamos es un nombre, pero escoger uno no es un proceso sencillo, ya que debe mantener la continuidad que ya te explicamos. Nuestro nombre debe reflejar los conceptos que identifican a nuestro negocio, debe ser capaz de transmitir un mensaje al cliente, al tiempo que nos diferencia de nuestra competencia. Sólo un experto en identidad corporativa puede ayudarte a transformar una simple palabra en un concepto que englobe valores e ideas.

Logotipo

Un logo, al igual que el nombre, debe ser capaz de mostrar los valores, volver tu empresa única y representar tu valor agregado. Para lograrlo, necesitas un diseño que se adapte a tu empresa y a tus clientes, cada logo es distinto, y gracias a ese diseño único podrás formar un vínculo con tus clientes.

Cuando hablamos de diseño, cuestiones como proporción, equilibrio, balance, psicología del color son importantes. Un buen diseño no sólo crea presencia, también demuestra profesionalidad, aquí recae la importancia de tener un diseño único, algo que no pueda relacionarse con otra marca o producto.

Al contratar el servicio de diseño, no sólo obtienes una imagen que querrás reproducir, también pensamos en las cuestiones de uso, tipografías, formatos y lo que se puede y no hacer con tu logotipo. Estas cuestiones son de suma importancia, contemplamos todas las opciones para que no tengas que modificar tu logo.

¿Qué viene después del naming y el logotipo?

El proceso de naming y la creación del logotipo sólo son el primer paso, tu empresa o negocio necesita más elementos, tal vez tarjetas de presentación, folders, sobres, uniformes, y demás. Para poder llegar a este punto, es necesario pasar por los dos procesos anteriores, sólo así se puede iniciar con los activos de marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *